Sexualidad

Vida sexual en adolescentes

Vida sexual en adolescentes

El desarrollo de la vida sexual en los adolescentes es un proceso extremadamente complejo. Un sentido de sí mismo, que resulta en un sentido de identidad sexual y autoestima, juega un papel central en las decisiones sobre el comportamiento sexual. La capacidad de razonar de manera inteligente también juega un papel importante en las decisiones sexuales. A pesar de la complejidad del proceso, las relaciones sexuales pueden ser una parte altamente gratificante y satisfactoria de la vida de los adolescentes.

Relaciones – Vida sexual en adolescentes

Si bien las relaciones pueden promover el desarrollo sexual, también tienen potencial de angustia emocional. La mayoría de los adolescentes creen que el sexo solo debería ocurrir en una relación romántica. Sin embargo, las relaciones pueden asumir muchas formas diferentes, incluidas las relaciones platónicas y las amistades. Además, muchas relaciones son de baja calidad, lo que lleva a problemas de confianza, conflicto constante e incluso violencia, como en casos de violencia de fechas.

La investigación ha demostrado que la unidad familiar puede desempeñar un papel importante en la salud sexual de los jóvenes. Las relaciones de apoyo con los padres y cuidadores pueden ayudar a los adolescentes a desarrollar sus habilidades interpersonales y dar forma a sus puntos de vista sobre las relaciones sexuales. Por lo tanto, es crucial que los padres enseñen a los adolescentes sobre la amplia gama de relaciones normales que están disponibles para ellos.

A pesar de estos desafíos, los adultos jóvenes todavía participan en relaciones románticas. Sin embargo, muchos de ellos exhibieron signos de distancia física de sus parejas. También tenían menos probabilidades de tener sexo diario que la juventud heterosexual/heterosexual. Estos hallazgos indican la necesidad de más investigación en esta área.

¿El estado socio económico afecta en el comportamiento sexual de los adolescentes?

Varios estudios han demostrado que el estado socioeconómico del vecindario y las tasas de empleo afectan negativamente el comportamiento sexual de los adolescentes. Los adolescentes que vivían en vecindarios con altas tasas de desempleo tenían menos probabilidades de engañar a los niños o tener sexo prematrimonial. Otros estudios también han encontrado una correlación entre el estado socioeconómico y la probabilidad de quedar embarazada.

Además, las normas sociales percibidas influyen en la calidad de las relaciones. Por ejemplo, los jóvenes con amigos con experiencia sexual tienen más probabilidades de participar en el comportamiento sexual. También tienen una alta autoestima, lo que puede afectar sus decisiones sexuales. Por lo tanto, el asesoramiento debe centrarse en ayudar a los adolescentes a definir lo que constituye una relación saludable. Algunos signos comunes de una relación poco saludable incluyen intimidación, falta de respeto y deshonestidad. La violencia física entre las parejas de citas y la violencia sexual en las relaciones de citas también son riesgos significativos.

Los estudios han encontrado que las intervenciones que promueven relaciones saludables en los adolescentes son más efectivas cuando comienzan temprano. También son más efectivos para afectar los indicadores de salud individual y pública a largo plazo. Por ejemplo, los programas de intervención temprana en las escuelas intermedias han mostrado efectos positivos sostenidos en las actitudes hacia la igualdad de género y la violencia de las citas adolescentes. Los estudios también han demostrado que las intervenciones breves en los departamentos de emergencias han reducido la victimización de las citas en pacientes de 14 a 18 años. Además, las intervenciones continuas que promueven la educación y la anticoncepción han demostrado ser efectivas para mejorar el conocimiento sexual adolescente, el uso de anticonceptivos y el embarazo no deseado.

Predominio

La prevalencia de la vida sexual en los adolescentes es alta, y hay una variedad de factores que pueden afectar el curso. El factor más importante es la edad a la que comienza la actividad sexual. Por lo general, esto comienza alrededor de la edad de once o doce. El estudio utilizó datos basados en el hogar del sistema de vigilancia de comportamiento de riesgo juvenil y datos escolares de la encuesta nacional de crecimiento familiar para estimar la prevalencia de la vida sexual temprana. También examinó las diferencias en el comportamiento sexual adolescente por raza/etnia y área metropolitana.

Si bien el estudio no incluía una muestra representativa de hombres jóvenes, sí mostró que el sexo era frecuente en jóvenes de varias características demográficas. Las adolescentes tenían más probabilidades de mostrar contenido sexual en sus perfiles, y un informe de orientación sexual se asoció con tasas más altas de comportamiento sexual. En contraste, un informe de participación religiosa o deportiva se asoció con una menor prevalencia de actividad sexual.

Otro factor importante es la cantidad de contenido sexual que consumen adolescentes en televisión. Los estudios han demostrado que la exposición a los programas de televisión que presentan contenido sexual se asocia significativamente con el inicio de las relaciones sexuales. Del mismo modo, la exposición a más contenido sexual en los medios es predictivo del progreso hacia actividades no coitales avanzadas.

Identificar factores de riesgo modificables es un desafío importante para aquellos que buscan promover la salud sexual.

Afortunadamente, los medios de comunicación son ampliamente utilizados y pueden representar una herramienta valiosa en el proceso de promover vidas sexuales saludables. Sin embargo, se debe determinar la relación exacta entre el uso de los medios y las actitudes y comportamientos sexuales.

El estudio también examinó el momento de las relaciones sexuales entre los adolescentes masculinos. Encontró que los hombres tenían más probabilidades que las mujeres a experimentar la primera relación sexual antes de los 13 años. Hubo diferencias similares en el momento de las relaciones sexuales por raza y etnia, así como a nivel de educación materna. Por ejemplo, los hombres de grupos étnicos no hispanos informaron tasas más altas de relaciones sexuales tempranas que otros grupos raciales/étnicos.

La prevalencia de la actividad sexual entre los adolescentes es un tema importante para los profesionales de la salud. La adolescencia es un período importante para el desarrollo del cerebro, y muchos adolescentes comienzan a explorar su sexualidad. Como resultado, necesitan información holística basada en evidencia sobre su salud sexual y reproductiva. Además, necesitan servicios no estigmatizantes que fomenten vidas sexuales y reproductivas saludables.

Riesgos de la vida sexual en adolescentes

Si bien la adolescencia es un momento de crecimiento y desarrollo, también puede ser una era de riesgos sexuales. Los adolescentes toman decisiones que pueden afectar su salud, y es esencial que los padres mantengan una relación cercana con sus hijos para ayudarlos a tomar buenas decisiones y evitar riesgos sexuales.

Los factores de riesgo incluyen múltiples parejas sexuales, enfermedades de transmisión sexual (ETS) y embarazo no deseado. Si bien hay muchos factores que pueden influir en los comportamientos sexuales entre los adolescentes, muchos de estos factores pueden minimizarse mediante el uso de anticoncepción y educación efectivas. Los resultados del estudio indican que los adolescentes que están expuestos a estos riesgos tienen más probabilidades de participar en múltiples relaciones sexuales.

Los riesgos de la vida sexual en los adolescentes pueden verse influenciados por una amplia gama de factores socioeconómicos. Por ejemplo, la exposición a medios violentos y explícitos puede aumentar el comportamiento sexual de los adolescentes. En un estudio de los primeros adolescentes en Carolina del Norte, los adolescentes que estuvieron expuestos a un alto porcentaje de medios sexualmente explícitos tenían el doble de probabilidades de iniciar relaciones sexuales a los 16 años.

Susceptibles a infecciones de transmisión sexual

Los adolescentes también son susceptibles a infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH. Estos son particularmente frecuentes entre los jóvenes minoritarios sexuales. En los Estados Unidos, estas infecciones afectan desproporcionadamente a los jóvenes latinos y afroamericanos. Sin embargo, algunos estudios han demostrado que las habilidades de regulación emocional pueden reducir el riesgo de VIH. La investigación en esta área sugiere que las habilidades de regulación emocional pueden ayudar a los adolescentes a manejar sus emociones y comportamientos sexuales.

Además de los riesgos asociados con el sexo, el embarazo adolescente puede conducir a una variedad de complicaciones médicas, incluidas las ITS y el embarazo no deseado. Estos problemas pueden ser mitigados por anticonceptivos asequibles y atención prenatal. Además, los adolescentes a menudo no están dispuestos a visitar las instalaciones de salud pública debido a los altos costos.

Tratamiento para abordar la Vida sexual en adolescentes

El tratamiento de la vida sexual en los adolescentes implica abordar los comportamientos sexuales de los adolescentes. Este tipo de tratamiento incluye prevención, detección temprana e intervención. Algunos adolescentes exhiben un comportamiento sexual problemático como resultado de los desafíos del desarrollo. Algunos de estos problemas pueden involucrar un comportamiento sexual excesivo o inapropiado, contacto con niños más pequeños, temas de violencia y coerción u otros factores. Los adolescentes con estos problemas también pueden tener problemas de salud mental concurrentes, y pueden requerir atención especializada y servicios intensivos.

El tratamiento de la vida sexual en los adolescentes implica abordar los determinantes sociales, psicológicos y biológicos del riesgo sexual. El modelo biopsicosocial de tratamiento aborda estos factores y considera intervenciones apropiadas para el desarrollo. Los adolescentes son más vulnerables a los factores de riesgo, incluidas las ETS y el embarazo no planificado.

Las intervenciones de prevención son cruciales en este grupo de edad. Su objetivo es prevenir un comportamiento riesgoso al proporcionar una educación temprana y continua sobre el sexo saludable, cambiar las normas de pares y usar condones. También deben recibir exámenes de rutina y servicios de gestión de enfermedades. Además, deben tener oportunidades para la construcción de habilidades, como la negativa o la comunicación sexual.

Problemas en comportamientos sexuales de los adolescentes

Los adolescentes con comportamientos sexuales problemáticos a menudo sufren una variedad de problemas, incluido el abuso o el maltrato. También pueden tener trastornos de salud mental no tratados o conflictos familiares significativos. Comprender estos factores ayudará a los médicos a decidir cómo tratar su problema de vida sexual. El tratamiento dependerá de una amplia gama de factores, incluidas las habilidades de los adolescentes, los apoyos y el estilo de aprendizaje.

La presión de grupo es otro factor de riesgo significativo. Es menos probable que los adolescentes usen condones cuando sus compañeros no. Por el contrario, cuando creen que sus compañeros están usando condones, es más probable que los usen. La presión de grupo también es un factor importante que puede influir en los adolescentes para retrasar la actividad sexual. Las intervenciones destinadas a abordar la presión de los compañeros pueden ser particularmente importantes para los adolescentes más jóvenes.

Se debe alentar a los adolescentes a usar condones. Aunque el uso del condón está muy extendido entre los adultos, el uso del condón adolescente rara vez es consistente. Los adolescentes que usan condones durante su primera relación sexual tienen 20 veces más probabilidades de usarlos nuevamente. Además, a los adolescentes se les debe enseñar a considerar sus riesgos. Esto es importante porque todavía están desarrollando sus habilidades sociales, emocionales y biológicas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *